viernes, 14 de abril de 2017

LA BOMBA MADRE SOBRE AFGANISTAN. LO POSITIVO Y LO NEGATIVO

Algunos comentarios que expresara en Facebook y otros datos

Mario J. Viera



Bueno, ¿qué decir? Esta bomba, la GBU-43/B Massive Ordnance Air Blast (MOAB), lanzada sobre áreas del distrito de Achin, en la provincia de Nangarhar, muy cerca de la frontera con Pakistán, ocupadas por las fuerzas del Estado Islámico en Afganistán, posee un poder aterrador. Es capaz de destruir totalmente complejos de cavernas y túneles excavados, donde tanto las fuerzas talibanas como las de Estado Islámico encuentran refugio. La población del distrito de Achín ─ una fortaleza de los muyahidines durante la ocupación soviética de Afganistán ─ es totalmente de etnia Pastún la que, según Wikipedia, ganó “la atención del mundo durante el crecimiento y posterior caída del talibán, dado que eran el principal grupo étnico del movimiento”. El distrito de Achin en Nangarhar constituía un "importante refugio" para los combatientes del EI en Afganistán y "un gran número de miembros clave del EI" han muerto en la operación de las fuerzas armadas estadounidenses, informó a Efe Attaullah Khogyanai, el portavoz del gobernador de Nangarhar. La provincia de Nangarhar es muy escarpada y una de las zonas donde se sospechaba que pudo haberse escondido Osama bin Laden.

De acuerdo con un reporte de EFE, el Gobierno afgano afirmó que estaba en contacto con Estados Unidos e informado del lanzamiento en Nangarhar del gran artefacto militar.

El Estado Islámico, esas bandas de asesinos y terroristas fanáticos “notorio por su actividad en Siria e Irak, comenzó en años recientes a expandirse por Afganistán, donde logró atraer a numerosos seguidores de los grupos Talibanes en la región, así como islamistas de origen uzbeko”. Sus crímenes son espantosos por la crueldad con que acometen las ejecuciones de cientos de personas que consideran infieles. Si la “madre de las bombas” los convierten en cenizas, no tengo por qué condenar su lanzamiento en Afganistán. Los yihadistas, del talibán de Al Qaeda y del Estado Islámico deben ser eliminados, destruidos y convertidos en cenizas. Y aunque fuentes de la OTAN estiman que a inicios del 2016 el EI entrenaba unos 3,000 combatientes en Afganistán, en tanto que en los momentos actuales ese número parece haber disminuido a un nivel entre 600 y 800 hombres en armas, esos elementos terroristas deben ser finalmente liquidados. En este caso, tal vez algunos me lo tomen a mal, no tengo por qué condenar esta acción violenta y estremecedora ordenada por D.T.  

Siempre he estado en contra de Donald Trump, porque le considero un cáncer político; nunca le daré mi apoyo, pero lanzar una tan terrible bomba sobre los talibanes, esas bestias sedientas de sangre, llenos de odio por todos los valores humanos y enemigos de la paz, de la convivencia, de la tolerancia, no lo tengo a mal. Los terroristas del Estado Islámico deben ser borrados definitivamente de la faz de la tierra.

Es cierto que, en el fondo y en el propósito del lanzamiento de tan terrible artefacto de guerra está la intención de D.T. de una demostración de fuerza, contra Corea del Norte y quizá contra Irán. Una demostración de fuerzas tal y como la del presidente demócrata Harry S. Truman cuando arrojara el 6 de agosto de 1945 su primera bomba atómica sobre la ciudad japonesa de Hiroshima y tres días después la segunda el 9 de agosto sobre Nagasaki, con el pretexto de que Japón resistiría hasta su último hombre sin aceptar la rendición incondicional. Con estos horrorosos ataques Truman estaba dando una demostración del poderío militar de Estados Unidos a la Unión Soviética. Detesto a D.T. y a su política neofascista, pero más detesto a los terroristas del Estado Islámico y aunque la intención sea torcida, no condeno un ataque poderoso y destructivo contra el Estado Islámico y los talibanes que hubiera sido lanzado con iguales propósitos por Georg W. Bush, Barack Obama o por el payaso de Donald Trump.


Lo torcido de D.T. en el lanzamiento de esta gran bomba contra los talibanes es el mensaje oculto de malas intenciones que contiene. Quiere imponer el miedo en todo el mundo, quiere retar al loco de Corea del Norte, intimidar a China y eso sí es altamente peligroso. Contra los yihadistas está bien, pero de ahí a pasar a una fase de provocación a países con capacidad de respuesta nuclear ya es otra cosa ¡Cuidado Donald Trump! Cuidado no comprometa a Estados Unidos en una devastadora guerra con Corea del Norte, con China, con Irán y con Rusia eso sería el gran holocausto de la humanidad si antes no lo sacan de la Casa Blanca a donde nunca debió llegar.

viernes, 7 de abril de 2017

La represalia de Estados Unidos contra el régimen de Bashar al-Assad

Mario J. Viera


Tal como dijera D.T., en Siria se habían traspasado todas las líneas de contención. La liberación de gases tóxicos mezclados con cloro y sarín sobre la población de Jan Sheijun ya ha sido la gota que colmara el vaso de la indignación. El acto no debería quedar en la impunidad, requería que el mundo civilizado diera una firme respuesta al régimen de Assad. Cualquier enérgica respuesta que se diera al acto criminal de la agresión genocida sería bien recibida con aplausos. Y se produjo la represalia cuando, de manera unilateral, Estados Unidos lanzara un ataque de misiles Tomahawk sobre la base aérea siria de Shayrat, la segunda más importante de las fuerzas gubernamentales sirias, en la madrugada del 7 de abril. Trump, inesperadamente impartió la orden del ataque en acto de represalia, que, a todas luces, parece ser acto de justicia.

El gobierno sirio había rechazado las denuncias que se levantaban en su contra por el ataque químico que provocara la muerte de 87 civiles entre ellos 31 niños, alegando que su fuerza aérea había bombardeado bases abandonadas de Al-Qaeda donde se almacenaban armamentos químicos, que incidentalmente sus gases se liberaron y fueran llevados por el viento hacia la ciudad de Jan Sheijun. Sin embargo, las evidencias y los antecedentes de las acciones criminales del régimen de Al-Assad en contra de la población civil, le incriminaban. Nadie dudaba, salvo Rusia, que había sido una acción premeditada de ese régimen; no obstante, según voceros del gobierno de Putin, el apoyo ruso a Al-Assad no era incondicional. Y, consecuentemente, actuó Trump, luego de comunicarle al presidente chino Xi Jinping durante el encuentro de ambos en Mar – a – Lago de que lanzaría el ataque contra Siria, en un movimiento que según El Nuevo Herald podría “indicar a China que el nuevo presidente no teme los pasos militares unilaterales, incluso si países clave como China se interponen en el camino”. Al mismo tiempo el gobierno de Trump notificó a Inglaterra que lanzaría el ataque contra una base aérea siria; por otra parte, el portavoz del Pentágono, Jeff Davis declaró que los rusos fueron puestos en aviso a través de la línea de comunicación especial establecida entre Washington y Moscú para evitar incidentes en Siria, según informara El Nuevo Herald.

Apropiada, este es el calificativo que en general se le ha dado al acto de represalia que Estados Unidos lanzara contra una de las principales bases aéreas del gobierno de Al-Assad. Apropiado creo que así todos podemos denominarle y hasta justo. Sentimos la empatía hacia los civiles sirios que han sufrido ya demasiado con los desafueros de Bashar al-Assad. La pasión nos impulsa; la pasión a favor de las víctimas civiles de   nos invita a batir palmas. Acción muy apropiada ha calificado el gobierno británico al acto inusitado de Donald Trump; lo dice el ministro de Defensa de gran Bretaña, Michael Fallon: “Ha sido una acción muy apropiada y enfocada a atacar la base aérea, los aviones y el equipo que Estados Unidos cree que estuvo involucrado en el bombardeo con armas químicas para disuadir al régimen de próximos ataques futuros y, por tanto, salvar vidas en el futuro”. Para Paul Ryan, presidente de la Cámara de Representantes de Estados Unidos, el ataque fue “apropiado y justo”. Ryan expuso: “Estos ataques aéreos tácticos demuestran al régimen de Assad que no puede contar con la inacción estadounidense cuando comete atrocidades contra el pueblo sirio”. Por el lado de los demócratas el senador Chuck Schumer vio el acto de represalia como “algo bueno”. El diario español El País anota que el ataque a Siria constituye la “primera victoria política” de D.T.

El senador Schumer hizo una aclaración con respecto al acto precipitado de Donald Trump recomendando: “La administración Trump debe adoptar una estrategia y consultar al Congreso ante de aplicarla”. En igual sentido se manifestó el senador republicano Rand Paul, uno de los halcones del republicanismo, al decir: “Aunque condenamos las atrocidades en Siria, Estados Unidos no ha sido atacado. El presidente debe obtener una autorización del Congreso para llevar a cabo toda acción militar, como estipula la Constitución”; también dio su opinión el  senador Bob Corker, presidente del Comité de Relaciones exteriores del Senado, cuando al mismo tiempo que consideraba “apropiado” el ataque contra Siria ordenado por Trump, opinó que sería “importante para la administración comprometerse con el Congreso y comunicar claramente  su completa estrategia al pueblo de los Estados Unidos”. Por su parte, el secretario general de la ONU, Antonio Guterres teme que el ataque a Siria pueda provocar una escalada y advierte: "Consciente del riesgo de una escalada, pido contención para evitar cualquier acto que pueda profundizar el sufrimiento de los sirios". Ante todo el aplaudir de entusiasmo a favor del ataque de Estados Unidos, el senador demócrata Chris Coona fue la nota discordante poniendo sobre la mesa una duda lógica al estimar que “las acciones decididas por el presidente levantan más preguntas en lugar de dar respuestas”. El giro de 180 grados de la política que había defendido D.T. con respecto a Siria y a Bashar al-Assad de no intervención en Siria ha sido imprevisible, como imprevisible es todo su propio carácter, es ahora visto por algunos como “un golpe de precisión que tensa la relación con Moscú y lanza una clara advertencia a Irán y Corea del Norte”, como lo ha expresado El País.

En un artículo anterior yo había expresado que la triste noticia del ataque premeditado o casual del régimen sirio con gases químicos contra civiles le vino a Trump (...) como anillo al dedo. Y Trump ha sabido sacarles partido a aquellos acontecimientos. Ciertamente como expresara el senador Coona hay más preguntas que tenemos que formularnos y pocas respuestas. Primero el ataque contra la base siria de Shayrat ¿respondía a un plan estratégico debidamente formulado, o se trató simplemente de un acto precipitado decidido a última hora con una intención de propaganda política? Segundo ¿quién o qué ha obtenido las mayores ventajas con el ataque desplegado? ¿Quién ha perdido más? ¿Esta ofensiva, en qué medida resquebrajará el poder de Assad? El ataque de la base de Shayrat se concentró en la destrucción de sus hangares, sus almacenes de combustibles, silos de municiones y sus sistemas de defensa aéreos y de radares, evitándose los depósitos de gas, como señaló una fuente militar citada por El País diciendo: “La meta era acabar con la capacidad de desplazar armas químicas, no con ellas, eso podría haber causado una matanza”; ¿se pretendía no cometer el mismo error reconocido por las autoridades de Siria que afirmaban que sus fuerzas habían bombardeado depósitos de armamentos químicos en campamentos de Al-Qaeda y otros grupos terroristas no muy distantes de la ciudad Jan Sheijun? Moscú, advertido previamente del ataque, puso a salvo al personal ruso que servía en Shayrat y no es de dudar que haya puesto sobre aviso al gobierno sirio para salvar gran parte de los aviones de aquella base, el Kremlin reportó que solo seis aviones fueron destruidos.

¿Se pretendía anular la capacidad aérea de Siria? Seis aviones son fácilmente reemplazables por Rusia. Siria posee alrededor de 15 bases aéreas en estado operativo, aunque con aviones de combate obsoletos provenientes en su mayor parte de la extinguida Unión Soviética. Los ataques de los rebeldes sirios y de grupos de ISIS, contra los aeropuertos de la Fuerza Aérea Árabe Siria, no han podido neutralizar la capacidad aérea del régimen de Al-Assad. ¿Por qué Rusia no activó sus sistemas de defensa antiaérea desplegados en Siria para derribar los misiles Tomahawk? Aunque se considera que los misiles Tomahawks “son difíciles de interceptar, debido a su pequeño tamaño, su reducida sección transversal de radar y su vuelo a baja altitud operativa” esto no quiere decir absolutamente que los sistemas de defensa antiaérea rusa no fueran capaces de detectarles y más aún cuando los rusos estaban advertidos previamente de este ataque. La respuesta que a esta interrogante dan los especialistas rusos, de acuerdo con RT, no es del todo convincente, "porque hubiera comenzado ‘un conflicto nuclear’ entre dos potencias con ese tipo de armamento ‘en el territorio de un tercer país’"; además de esto, el analista militar ruso Vladislav Shuryguin, reporta RT, detalla que, en realidad, los sistemas rusos de defensa antiaérea desplegados en Siria defienden los intereses de Rusia y solo están subordinados al mando militar de este país; por lo tanto, cuando Israel o Turquía "bombardean Siria de manera periódica, protegemos nuestra base aérea y sus instalaciones" para concluir considerando que los rusos tomaron una decisión 'política', porque el derribo de los misiles norteamericanos habría desembocado en un conflicto entre Rusia y EE.UU.   

Donald Trump es un empresario oportunista y carente de escrúpulos que sabe aprovecharse de cualquier oportunidad que se le presente para obtener buenos réditos y esto lo aplica también en la esfera política. El momento era propicio: una situación dramática y estremecedora que conmovía a toda la opinión pública y que podría aprovecharse para obtener un arriesgado e imprescindible triunfo político. Un estado de conmoción emocional, no tan intenso como el que se produjo cuando el atentado terrorismo del 11 de septiembre en New York, pero si lo suficiente como para motivar las simpatías hacia una acción que pudiera ser considerada como justiciera. El S-11 le aseguró a Bush la reelección presidencial. Casi todos creímos lo que se decía sobre las armas de exterminio masivo que supuestamente se encontraban en los arsenales de Sadam Husein, casi todos aplaudimos la guerra lanzada contra Irak para vengar el atentado terrorista contra las torres gemelas.

Trump, por iniciativa propia o tal vez por sugerencia ofrecida por su principal asesor político Steve Bannon, sin consulta previa con el Congreso, lanzó el golpe. Cuatro objetivos estaban claros y definidos en su decisión:

Primero: Trump acosado por las sospechas de los vínculos de sus principales colaboradores y de él mismo con el gobierno de Vladimir Putin, requería desesperadamente hacer algo que fuera como una cortina de humo para desviar la atención sobre este tema. Con el ataque contra Siria, Trump podría mostrarse como un estadista independiente de la influencia rusa.

Segundo: Las encuestas le eran totalmente desfavorables con un alto por ciento de rechazo a su gestión. Una actuación dramática que capitalizara la conmoción del ataque químico en Siria contra la población civil, y le fuera favorable para mejorar su imagen.

Tercero: Podría mostrarse como un hombre fuerte capaz de enfrentar cualquier oposición exterior ya fuera de China o de Rusia.

Cuarto: Podría con su acto de fuerza demostrar que Barack Obama había sido débil en el caso sirio a diferencia suya.


Me molesta tener que aceptar la lógica contenida en las palabras pronunciadas por el Ministro de Relaciones Exteriores ruso Sergéi Lavrov, cuando dijo: “Esto recuerda a la situación de 2003 cuando Estados Unidos y el Reino Unido, con sus aliados, invadieron Irak sin autorización del Consejo de Seguridad y contra la ley internacional”.

miércoles, 5 de abril de 2017

El culpable es Obama – dice Donald Trump, sin embargo...

Mario J. Viera


El martes 4 de abril, en horas de la tarde, aviones no identificados, si fueran parte de la flota aérea rusa actuando sobre Siria, o aviones del régimen de Bashar al-Assad, descargaron un ataque químico, probablemente con gas sarín, sobre la ciudad de Jan Sheijun al sur de la gobernación de Idlib ocasionando numerosas víctimas civiles (unas 58 víctimas mortales). La ciudad de Jan Sheijun es una posición de las fuerzas opositores al régimen sirio que desde los acuerdos tomados en las Conversaciones de Ginebra se había acordado un alto al fuego. Tanto para Rusia como para Assad los rebeldes allí concentrados son calificados de “terroristas”. El gobierno de Assad negó las acusaciones en su contra alegando que su fuerza aérea solo bombardeó puestos rebeldes abandonados donde se elaboraban armas químicas pertenecientes al Estado Islámico y a grupos de Al-Qaeda, por lo que consideraba que algunos de los tóxicos liberados tras las explosiones llegaron y rodearon a Jan Sheijun situada a pocos kilómetros del lugar atacado. Esta versión es la misma sostenida por las autoridades rusas. Así se justificó el portavoz del Ministerio de Defensa ruso, Igor Konashenkov diciendo que “la aviación siria llevó a cabo un bombardeo en los alrededores de Jan Sheijun contra un almacén de munición de los terroristas. Estas instalaciones contenían fábricas para producir proyectiles cargados con agentes tóxicos

La condena internacional no se hizo esperar aunando voces de Europa, Israel, Turquía y Estados Unidos. El gobernante de Estados Unidos se apresuró a emitir un comunicado por medio de la Oficina de la Secretaría de Prensa, declarando que aquel ataque químico contra personas inocentes era “reprensible” pero consecuencia, no solo de los actos criminales de Assad y sus aliados rusos e iraníes, sino principalmente como un resultado de la debilidad e irresolución de Barak Obama.




Trump consideró como “atroz” el ataque químico lanzado por el gobierno de Assad contra su propio pueblo y afirmara que ese acto “no puede ser ignorado por el mundo civilizado”, no pidió que el dictador renunciara o que debiera ser derrocado, en cambio justificó el acto genocida como “una consecuencia de la debilidad e irresolución de la pasada administración”. A su vez Sean Spicer ratificó la denuncia de D.T. diciendo: “El ataque químico de hoy contra el pueblo inocente de Siria, incluyendo mujeres y niños, es condenable y no puede ser ignorado por el mundo civilizado. Este acto bárbaro del régimen de Bashar al-Assad es una consecuencia de la debilidad de la pasada administración”. La permanencia del dictador en el poder no está en discusión y esto lo dejó bien claro Nikki Haley, la representante de Estados Unidos ante las Naciones Unidas: “Nuestra prioridad ya no es sentarnos y pensar en cómo sacar a al-Assad. ¿Creo que es un obstáculo? Si, lo creo. ¿Vamos a sentarnos y ver como lo sacamos? ¡No!” Pero esto es lo mismo que el flamante Secretario de Estado Rex Tillerson cuando recientemente dijera en Turquía: “La permanencia del presidente Assad será decidida por el pueblo sirio”. Para la camarilla de D.T. Bashar al-Assad es “una realidad política que hay que aceptar”.

El pasado 31 de marzo, la Casa Blanca declaró por boca de su secretario de prensa Sean Spicer: “Con respecto a Assad, hay una realidad política que debemos aceptar. Estados Unidos ─ agregó Spicer ─ tiene profundas prioridades en Siria e Iraq, y lo hemos hecho claro que el contraterrorismo, particularmente la derrota de ISIS, está en primer lugar entre todas estas prioridades”. Esto, de hecho, tal como lo viera el New York Times, como declarara la Casa Blanca, significaba que Trump abandonaba el objetivo de presionar a Bashar al-Assad para que abandonara el poder “marcando una aguda partida de la política sobre Oriente Medio que por más de cinco años guió la administración Obama. Esta decisión de ignorar al dictador sirio por parte del equipo de Donald Trump, fue criticada firmemente por el Senador republicano por Arizona John McCain, quien declaró: “Tratando de combatir a ISIS a la vez que se pretende que ignoremos la guerra civil siria, que ha sido su génesis y combustible hasta el presente, es una receta para más guerra, más terror, más refugiados y más inestabilidad”.

Hay más, en un tuit de 3 de septiembre de 2013, D.T. declaró: “What I am saying is stay out of Syria” (Lo que estoy diciendo es estar fuera de Siria). Dos días después exigiría en otro tuit redactado en letras mayúsculas como reafirmación: “AGAIN, TO OUR VERY FOOLISH LEADER, DO NOT ATTACK SYRIA – IF YOU DO MANY VERY BAD THINGS WILL HAPPEN & FROM THAT FIGHT THE U,S. GETS NOTHING!”  (“Otra vez, a nuestro muy idiota líder, no ataque a Siria – si lo haces muchas cosas muy malas sucederán y ¡Nada ganará Estados Unidos con esa pelea!”)

Trump no sabe medir sus palabras lanzadas impensadamente en función de sus propuestas políticas, como si todavía estuviera en campaña, y obviando que ya lleva cerca de cuatro meses en el gobierno. Acusa a Obama y se olvida que cuando el 31 de marzo su gobierno declarara que Assad era una realidad política que no podía obviarse y al mismo tiempo respaldaba las acciones aéreas rusas le estaba dando luz verde a Assad para irrespetar el alto al fuego acordado. Trump y todos sus ignorantes colaboradores no se han percatado que “este acto bárbaro del régimen de Bashar al-Assad es una consecuencia” de su propia incoherencia e irreflexionalidad. Pero estos hechos le han venido a Trump, como dice la trillada expresión, como anillo al dedo, ya que puede lanzar una cortina de humo que cubra el escándalo de las continuadas evidencias de los vínculos de sus colaboradores con el Kremlin. Aunque en su comunicado del 4 de abril no hizo alusión alguna a Rusia, ha permitido que Tillerson hiciera un llamado a Rusia e Irán “a ejercer su influencia sobre el régimen sirio y garantizar que este tipo de horrible ataque no vuelve a ocurrir jamás", y que reclamara diciendo: “Aquellos que lo defienden o apoyan, incluidos Rusia e Irán, no deberían engañarse sobre Al Asad o sus intenciones”.

En un aparente distanciamiento con Rusia, Nikki Haley, se dice que “fustigó” a Rusia en el Consejo de Seguridad diciendo: “¿Cuántos niños más tienen que morir antes de que Rusia actúe?” Todo esto evidentemente es solo retórica para la galería. Tanta preocupación expresada por la suerte de los niños sirios y sin embargo Trump, en la más polémica de sus órdenes ejecutivas, dictó la prohibición de entrada a Estados Unidos a siete países con mayoría musulmana entre los que se encuentra Siria y se ha negado a recibir a los refugiados sirios, una de sus banderas de combate durante toda su campaña electoral. Recuérdese lo que afirmara Trump en junio de 2916: "Debemos frenar el tremendo flujo de refugiados sirios a EE. UU. No sabemos quiénes son, no tienen documentación y no sabemos de dónde vienen".


Ante el acto (crimen de guerra” como lo calificó el Secretario General de la ONU), Rex Tillerson, declararía: “Cualquier persona que utiliza armas químicas para atacar a su propio pueblo muestra un desprecio fundamental para la dignidad humana y debe rendir cuentas” y consideró que tanto Rusia como Irán, tenían “una gran responsabilidad moral por estas muertes”, solo eso, cuando el acto criminal era en realidad una consecuencia del apoyo que le ofrecen ambos países al régimen sirio. 

viernes, 31 de marzo de 2017

Abuso de Derecho: A propósito de la orden ejecutiva de Donald Trump para desmantelar las políticas ambientales del presidente Obama.

Mario J. Viera



El medio ambiente es una propiedad eminentemente colectiva, propiedad de todos los habitantes del planeta, por tanto, un bien común al cual todos tenemos el derecho de disfrute, uso y conservación. Frente al derecho de la propiedad privada, la propiedad particular, este derecho, de propiedad de todos, es y tiene que ser inconmovible. El derecho a la propiedad privada debe entenderse dentro de los límites de su importancia social, derecho de uso (ius utendi) y disfrute, pero no de abuso (ius abutendi). Nadie tiene derecho en uso de sus derechos de propiedad privada a dañar o limitar el derecho de la propiedad privada de otros. La propiedad privada es sagrada, esto es cierto, y fundamento de las libertades, pero el ejercicio del derecho a la propiedad privada no implica que se posea el derecho a esquilmar los recursos naturales de un país o un territorio en particular y mucho menos a los bienes universales a los cuales todos, como habitantes de este planeta, tenemos el derecho natural de disfrutar, ríos, mares, acuíferos, subsuelo, bosques y aire. Tenemos el derecho a respira aire limpio y sin poluciones y ante este derecho nadie puede alegar el derecho de uso y abuso de su propiedad privada.

La Constitución cubana de 1940 en su artículo 87 reconocía del derecho de la propiedad privada en su concepto de función social, declarando: “El Estado cubano reconoce la existencia y legitimidad de la propiedad privada en su más amplio concepto de función social y sin más limitaciones que aquellas que por motivo de necesidad pública o interés social establezca la ley”. Si tomamos este concepto de las limitaciones por necesidad pública o interés social de la propiedad privada podemos encuadrar dentro de las mismas las regulaciones encaminadas hacia la protección del medio ambiente.

Existe lo que se denomina abuso de derecho en el caso cuando en el ejercicio del derecho de propiedad se ejecutan acciones cuyos resultados acarrean problemas al vecino o al uso de su propiedad. Esto está contemplado y regulado por el derecho civil. Tomemos como ejemplo lo estipulado al respecto en el artículo 7.2 del Código Civil español de 1889: “La ley no ampara el abuso de derecho o el ejercicio antisocial del mismo. Todo acto u omisión que por la intención del autor, por su objeto o por las circunstancias en que se realizase sobrepase manifiestamente los límites normales del ejercicio de un derecho, con daño a tercero, dará lugar a la correspondiente indemnización y a la adopción de medidas judiciales o administrativas que impidan la persistencia en el abuso”. El Código Civil griego de 1941 estableció en su artículo 281: "El ejercicio de un derecho está prohibido si sobrepasa manifiestamente los límites impuestos por la buena fe o las buenas costumbres o por el fin social o económico de dicho derecho". Por otra parte, el Código Civil húngaro de 1960 plantea en el inciso 2 de su artículo 5, lo siguiente: “El ejercicio de un derecho es abusivo cuando tiende a un fin incompatible con el destino social del derecho y especialmente cuando acarrea daño a la economía nacional y a los ciudadanos, avanza sobre sus derechos e intereses legítimos o procura la adquisición de ventajas indebidas”. Tempranamente en el Código Civil prusiano de 1794, como anota Luis Moisset de Espanés, se estableció que “nadie puede abusar de su propiedad para agraviar o perjudicar a otro".

Todo acto “por las circunstancias en que se realice” con daño a tercero es considerado como abuso de derecho y causa de indemnización, porque nadie puede hacer abuso de su propiedad para causar perjuicios a otros. Cuando las empresas de petróleo y gas, con sus emanaciones de gases perjudiciales y tóxicos contaminan la atmósfera sobrepasando el fin económico de su derecho de propiedad provocando, por negligencia o intención, daños a terceros, es decir a todos nosotros, se requiere adoptar de medidas judiciales o administrativas que impidan la persistencia en el abuso”; por tanto, se requieren regulaciones en el ejercicio de su derecho de propiedad privada con el propósito de limitar su capacidad de adquisición de ventajas indebidas.

En Estados Unidos existe una poderosa corriente de oposición a todo tipo de regulaciones gubernamentales que pongan límites a los intereses del mercado, especialmente impulsada por el partido republicano. No obstantes, son numerosas las regulaciones que se han implantado en diversos renglones que no han suscitado ninguna posición disidente, como es el caso de las regulaciones impuestas para las construcciones de edificaciones o las que regulan el mercado de la industria tabacalera prohibiéndole el empleo de la propaganda comercial e imponiendo gravámenes indirectos al consumo de cigarrillos y cigarros, principalmente dictadas por legisladores republicanos. Del mismo modo en el sector financiero se han establecido regulaciones como es el caso de la Ley Dodd-Frank Wall Street Reform and Consumer Protection (21 de julio de 2010) a la que se le incorporó la denominada Regla Volcker dirigida a minimizar conflictos de interés financieros. En marzo de 2015, el presidente Obama presentó su plan para reducir las emisiones de carbono de las plantas termoeléctricas del país. El denominado Plan de Energía Limpia propuesto por Obama tenía como objetivo reducir para el 2030 las emisiones de carbono en un 32% con respecto a los niveles de 2005, considerando, según expresara, que las estaciones termoeléctricas producían "aproximadamente un tercio" de la contaminación total por carbono del país; este sería, opinó, “el paso más grande y más importante que hemos tomado nunca para combatir el cambio climático”. En defensa de su proyecto Obama afirmó: “Solamente tenemos un hogar, un planeta. No hay un plan B”, una verdad incuestionable. Entre los propósitos perseguidos por el Plan de Energía Limpia se preveía que para el 2025 Estados Unidos reduciría las emisiones de efecto invernadero, no solo las procedentes de las termoeléctricas, entre un 26% y un 28% respecto a los niveles de 2005.

Sin embargo, como reportara el Huffington Post: “Varios (políticos) republicanos, entre ellos algunos precandidatos presidenciales, la industria del carbón y parte de la comunidad empresarial consideran que las nuevas directrices de la EPA para las termoeléctricas destruirán miles de empleos y encarecerán el coste de la energía”. Esta es la respuesta que dieran aquellos que, sin la debida preparación académica, rechazan la realidad del cambio climático como resultado de los gases de efecto invernadero y que defienden intereses puramente egoístas de obtener más ganancias sin consideración por las consecuencias por daños a terceros, en este caso, de todos los habitantes del planeta. No existe plan B.

La filosofía de Donald Trump ─ si alguna en realidad tuviera ─ es la negación del calentamiento global como efecto del cambio climático bajo la acción del hombre. Para él, el calentamiento global es cuento chino; así lo expresó en uno de sus habituales tuits, este del 6 de noviembre de 2012 cuando anotó: “El concepto del calentamiento global fue creado por y para los chinos para atacar la competitividad de la industria estadounidense”. Coincidiendo con los intereses de la industria del carbón y de las petroleras y siguiendo los postulados de los republicanos cambio climáticos detractores, Trump califica las regulaciones planteadas dentro del Plan de Energía Limpia como “regulaciones asesinas de empleos (job-killing regulations)”.
El 28 de marzo firma Trump una Orden Ejecutiva que revoca la de Barack Obama, diciendo muy complacido: “I am taking historic steps to lift restrictions on American energy, to reverse government intrusion, and to cancel job-killing regulations”. ¿Pasos históricos? Siempre presente su grandilocuencia al considerar que todos sus actos deben tener preeminencia histórica, cuando solo lo que hizo fue anteponer intereses particulares a los intereses universales al usufructo de una atmósfera limpia. Se trata, simplemente de un flagrante acto de abuso de derecho, además de ser un acto irreflexivo y sin el debido asesoramiento científico.

En su desesperado acto de revocar lo que ve como “intrusión gubernamental”, Trump no paró en mientes para desconocer la carta firmada por 375 especialistas ambientalista que le remitieron para que considerara que “el cambio climático provocado por los seres humanos no es una creencia, un engaño o una conspiración. Es una realidad física”. En este documento los especialistas daban razones de peso diciendo: “Los combustibles fósiles alimentaron la revolución industrial. Sin embargo, la combustión de petróleo, carbón y gas también causó la mayor parte del aumento histórico en los niveles atmosféricos de gases de efecto invernadero que atrapan el calor. Este aumento de los gases de efecto invernadero está cambiando el clima de la Tierra (...) La ciencia básica de cómo los gases de invernadero atrapan el calor es clara y lo ha sido durante más de un siglo”.

Muy satisfecho con las medidas que acaba de dictar, Trump afirmó sonriente: “Vamos a poner a nuestros mineros a trabajar otra vez”. ¿Hay fundamento en lo que afirma? Revirtiendo con su proclamada “Independencia energética” la prohibición de arrendamiento de carbón en tierras federales estipulada en la orden ejecutiva de Obama del Plan de Energía Limpia, ¿garantizará un aumento en los empleos en las empresas del carbón? Él lo cree así; en cambio, BBC Mundo lo pone en duda reportando: “En 2015, las empresas de carbón emplearon a unos 66.000 mineros, el número más bajo desde que el organismo de estadística del Departamento de Energía de Estados Unidos comenzara a registrar estas cifras en 1978. Los motivos, han apuntado varios expertos, se deben a la creciente mecanización en la industria y al aumento en la producción de gas natural, una alternativa menos costosa y contaminante que el carbón”.

De inmediato ya esta orden presidencial ha originado fuertes críticas por parte de las organizaciones ambientalistas que han prometido someterlas a las cortes. Así lo han asegurado David Doniger del Consejo para la Defensa de los Recursos Naturales (NRDC) Liz Perera, de la organización Sierra Club, quien considera que esta orden presidencial representa “uno de los mayores ataques en contra de las acciones por el medio ambiente que Estados Unidos haya visto jamás”, para a continuación agregar: “Trump está señalando un cambio en la filosofía ampliamente aceptada de que el dióxido de carbono es el enemigo, el principal motor del cambio climático”. Por su parte Doniger consideró que se trata de “un plan de destrucción climática en lugar de un plan de acción”.



sábado, 18 de marzo de 2017

Anatomía del racismo

Carlos Alberto Montaner. EL NUEVO HERALD


María David, en la Marcha del Día del Trabajador en Miami. Alexia Fodere. The Miami Herald/El Nuevo Herald
·         
Para Mario Kreutzberger, Don Francisco, que se preguntaba de dónde surgía el racismo.

Steve King, congresista republicano de Ohio, tuiteó: “No podemos reconstruir nuestra civilización con los hijos de otros países”. A lo que le respondieron, contrariados, dos congresistas cubanoamericanos, también republicanos, Carlos Curbelo e Ileana Ros-Lehtinen. Ileana precisó: “la diversidad es nuestra fuerza”. La polémica fue reflejada en el Nuevo Herald.

Ahí está el núcleo de un debate permanente: la naturaleza humana, es decir, animal, reivindicada por King, frente a la racionalidad artificial surgida en el curso de nuestra civilización. Es la uniformidad contra la diversidad. Son los nexos genéticos frente a las relaciones fundadas en el derecho. Es la lógica de la raza, de la sangre, de Hitler, versus la de los derechos naturales y, si se quiere, la de la tradición judeo-estoica-cristiana.

El racismo, es cierto, aumenta notablemente en el mundo. Se demuestra en los crecientes episodios de antisemitismo. Ocurre en Francia, en Holanda, en España, en Italia. La consigna de hacer “otra vez grande a Estados Unidos” no es sólo una cuestión económica o industrial. Es también que el país sea de nuevo, esencialmente, blanco, norte-europeo y uniformemente angloparlante, como le gustaría al congresista Steve King.

Así era la clase dirigente norteamericana cuando se fundó la República a fines del siglo XVIII, mítica época dorada en la que se dieron cita los Padres Fundadores. Así fue hasta que llegó a la Casa Blanca un señor afro-anglo-americano llamado Barack Hussein Obama, el presidente número 44 de la nación.

Hoy tal vez caben en esa definición estrecha de Estados Unidos, pero menos, los judeoamericanos, los italoamericanos, los grecoamericanos, y el resto de las adherencias que han inmigrado en masa a Estados Unidos en los últimos 150 años, pero el núcleo duro de la identidad estadounidense, el que genera el estereotipo más enérgico, es el mítico anglosajón ilusionado con la victoria de Donald Trump, como le ocurre al congresista Steve King, descendiente de irlandeses, alemanes y galeses.

El racismo es un rasgo inherente a la naturaleza humana. Los niños nacen sin experimentarlo, y así evolucionan durante los primeros años de vida, hasta que, paulatinamente, van adquiriendo una identidad. Ésa es la madre del cordero. Tan pronto se perfila y afianza el yo comienza el impulso ciego por segregar o liquidar al otro, al diferente, al que realmente no forma parte del grupo ni comparte esa identidad primaria.

La identidad nos hace racistas porque vamos dejando de ser individuos en abstracto para formar parte de una tribu que se identifica por el color de la piel, el tipo de cabello, la forma de los ojos, el idioma que utilizamos, la entonación con que lo hablamos, la gesticulación que empleamos, las creencias religiosas, la mitología o relatos compartidos, y otros mil detalles que van formando y conformando a los miembros del grupo.

El antropólogo José Antonio Jáuregui, un catedrático especialmente inteligente, intuía que ese comportamiento de acercamiento “identitario” formaba parte de una estrategia natural de la especie para poder prevalecer en el complejo y agresivo curso de la evolución.

Las personas integradas en una tribu tienen más posibilidades de reproducirse y entregar sus genes a sus descendientes. Para lograrlo, el cerebro nos guía en la dirección debida por medio de los neurotransmisores con estímulos placenteros o dolorosos. Somos, decía Jáuregui, “esclavos de nuestros cerebros”.

El nacionalismo y el fanatismo deportivo –casi siempre hermanados– serían una expresión de este fenómeno. (Hace pocas fechas, cuando los catalanes ganaron un improbable partido de fútbol con cinco goles, los sismógrafos de Barcelona registraron el triunfo con un punto en la escala de Richter por los saltos de alegría que dieron al unísono decenas de miles de barceloneses felices, súbitamente unificados por el paroxismo provocado por la victoria del equipo local).

¿Cómo pudo ganar la presidencia un mestizo con nombre árabe y orígenes parcialmente africanos si las sociedades permanecen atadas por esos lazos antiguos e invisibles? Porque, al menos provisionalmente, había triunfado la concepción republicana (en el buen sentido de la palabra) de la especie: todos somos iguales ante la ley. Fue el triunfo del republicanismo, un bendito artificio basado en la hermosa superstición de que es el acatamiento de la Constitución lo que hace estadounidenses a los “americanos”.

En eso estamos. Luchando contra un pasado de millones de años para que las personas no sean prejuzgadas por el color de la piel, los dioses en los que creen, los deseos sexuales que los dominan y el resto de los elementos que constituyen la identidad.

Eventualmente se logrará y habremos desterrado el racismo para siempre. Pero necesitamos mucho tiempo para que la razón gane ese combate. Al fin y al cabo fuimos animales millones de años y sólo hace 25 siglos que Zenón el Estoico, un extranjero pelirrojo, pequeño y patizambo, se atrevió a decir en Atenas que las personas tenían derechos más allá del parentesco y del sitio de nacimiento. Apenas un rato.

Periodista y escritor. Su último libro es la novela Tiempo de Canallas.
www.firmaspress.com

© Firmas Press

miércoles, 8 de marzo de 2017

¿Día Internacional de la Mujer?

Mario J. Viera



La mujer, ese ser humano, merecedor de todos los respetos, como los merece el género humano en su totalidad, hombre, mujer, niño y anciano; sean blancos, negros, mestizos, asiáticos, pieles roja; sean ricos o sean pobres; sean sanos o sean discapacitados, ¿requiere un solo día de cada año dedicado a ellas? Leí un día, no sé cuándo ni dónde, lo que una mujer escribiera diciendo: “No me consideres solo porque sea madre, hermana, hija o esposa, sino simplemente como lo que en realidad soy: un ser humano”. ¡Humano, solo con esto basta!

La conmemoración de un día dedicado como "Día Internacional de la Mujer" o "Día de la Mujer Trabajadora" fue una iniciativa del movimiento social-demócrata de inspiración marxista, cuando durante la celebración del II Encuentro Internacional de Mujeres Socialistas de 1910 en la ciudad danesa de Copenhague, Clara Zetkin, una militante de la Liga Espartaquista (comunista), propuso la proclamación del 8 de marzo como día de reconocimiento de la mujer trabajadora, en acto de solidaridad internacional con la huelga que las trabajadoras textileras en Estados Unidos impulsaron en 1909, conocida como “huelga de las camiseras” o el “Uprising of the 20,000” por el número de las participantes ─ mayoritariamente trabajadoras inmigrantes de diferentes regiones de Europa ─ en aquella huelga, considerada como la mayor huelga femenina llevada a cabo hasta la fecha en Estados Unidos. Sus reclamos son presentados escuetamente en Wikipedia: “El 24 de noviembre alrededor de veinte mil trabajadores, en su mayoría mujeres, salieron de las fábricas. La huelga duró hasta febrero de 1910 y terminó en un "Protocolo de paz" ("Protocole of peace") o acuerdo entre empresarios y sindicalistas, que permitió a los huelguistas volver al trabajo y satisfacer, en alguna medida las demandas de los trabajadores ─ mejor salario, reducción de la jornada laboral, igualdad salarial e igualdad de trato para los trabajadores que estaban afiliados a los sindicatos y aquellos que no lo estaban”.

Huelguistas camiseras


Independiente de sus antecedentes comunistas, en 1972, la Asamblea General de las Naciones Unidas proclamó el año de 1975 como “Año Internacional de la Mujer”, y celebrando por primera vez como Día Internacional de la Mujer el 8 de marzo. Dos años más tarde, en diciembre de 1977, la Asamblea General adoptó una resolución que proclamaba un Día de las Naciones Unidas de los Derechos de la Mujer y la Paz Internacional, que habría de celebrarse en los Estados Miembros, cualquier día del año, de acuerdo con sus tradiciones históricas y nacionales. “Desde entonces ─ declara la página oficial de la ONU Mujeres ─, el Día Internacional de la Mujer ha adquirido una nueva dimensión mundial para las mujeres, tanto en los países desarrollados como en los países en desarrollo. El creciente movimiento internacional de mujeres, consolidado gracias a las cuatro conferencias mundiales de las Naciones Unidas sobre la mujer, ha contribuido a convertir la celebración en un punto de encuentro en torno al cual promocionar los derechos de las mujeres y su participación en las esferas política y económica”.

Desde finales del siglo XIX y principios del siglo XX, los movimientos feministas se organizaron en torno a una plataforma de reclamaciones, tales como el derecho al sufragio. Una conquista esta que costó muchas luchas y protestas para alcanzarle. El primer país que concedió este derecho civil a las mujeres fue Nueva Zelanda en 1893 pero restringido solo al voto. Estados Unidos fue uno de los últimos países que concediera el derecho al voto para todas las mujeres en 1965 sin importar su raza. En el continente americano el primer país que le concediera a las mujeres el derecho al voto fue Ecuador en 1929, seguido por Chile en 1931, Uruguay en 1932, Bolivia en 1938, El Salvador en 1939, Cuba en 1940, Panamá en 1941, Brasil en 1943, Guatemala y Venezuela en 1946 y Argentina y México en 1947.

Muchos eran los prejuicios que existían para rechazar el voto femenino. Alfred López del Blog 20 minutos, cita las palabras de un político que rechazaba se aprobara el voto de las mujeres:
   
¿Conceder el derecho de voto a las mujeres? ¡Qué idea más ridícula! El cerebro de la mujer es más pequeño que el de los hombres lo que demuestra que las mujeres son menos inteligentes. Son propensas a actitudes extremistas y se asocian a campañas sin consultar antes a sus maridos. Además, eso no fomentaría la igualdad de derechos porque su natural modestia les impide ir a votar cuando están embarazadas, y como las mujeres del campo suelen tener más hijos, tendrían una desventaja injusta con respecto a las mujeres que viven en las ciudades. Y si las mujeres son elegidas al parlamento, ¡qué deshonra supondría esto para sus maridos! Éstos estarían obligados a cocinar en casa…

Otras de las demandas planteadas por los movimientos feministas eran, el derecho a disponer libremente de sus bienes sin tener que recibir la representación de sus esposos; la demanda de la separación entre sexualidad y reproducción, la defensa de la maternidad libre; la promoción de la planificación familiar, así como el derecho a decidir sobre el uso y difusión de métodos anticonceptivos artificiales y el derecho a interrumpir el embarazo; la protección de la maternidad; el derecho al trabajo y la igualdad de salarios con el hombre por igual trabajo; la condena a la violencia familiar en contra de las mujeres y el derecho a recibir instrucción universitaria. El día internacional de las mujeres, no es el simple día para felicitar a las mujeres o para conceder promociones comerciales. Se trata, desde su origen, de un día para la reivindicación de los derechos humanos de las mujeres; de un día consagrado a la supresión de la discriminación contra las mujeres.

El 7 de noviembre de 1967, la Asamblea General de las Naciones Unidas aprobó la Resolución 2263, “Declaración sobre la Eliminación de la Discriminación contra la Mujer” la que en su parte introductoria expresa: “Considerando que la discriminación contra de la mujer es incompatible con la dignidad humana y con el bienestar de la familia y de la sociedad, impide su participación en la vida política, social, económica y cultural de sus países en condiciones de igualdad con el hombre, y constituye un obstáculo para el pleno desarrollo de las posibilidades que tienen las mujeres de servir a sus países y a la humanidad...” En su artículo 3, establece: “Deberán adoptarse todas las medidas apropiadas para educar a la opinión pública y orientar las aspiraciones nacionales hacia la eliminación de los prejuicios y la abolición de las prácticas consuetudinaria y de cualquier otra índole que esté basadas en la idea de la inferioridad de la mujer”.

La eliminación de esas denominadas “prácticas consuetudinarias” fundadas en el prejuicio de la “inferioridad de la mujer” choca con criterios recogidos en la práctica de algunas religiones, como las limitaciones que se le imponen a la mujer en los estados islámicos donde rige la ley suprema de la Sharía y en diferentes comunidades del cristianismo paulista que siguen las enseñanzas de Pablo de Tarso:

"Vosotras mujeres callen en las congregaciones; porque no les es permitido hablar, sino que estén sujetas, como también la ley lo dice". Primera carta a los Corintios.
"Yo no permito que la mujer enseñe ni que ejerza autoridad sobre el hombre, sino que permanezca callada". Primera carta a Timoteo.

En 1994 la Conferencia Internacional de Población y Desarrollo, celebrada en El Cairo entre los días 5 a 13 de septiembre declara explícitamente: “Muchos países han hecho considerables progresos en lo que respecta a ampliar el acceso a los servicios de salud reproductiva y a reducir las tasas de natalidad y de mortalidad, así como a aumentar los niveles de educación y de ingreso, en particular la situación educacional y económica de la mujer (...) cabe mencionar los grandes cambios de actitud de la población del mundo y de sus  dirigentes por lo que hace a la salud reproductiva, la planificación de la familia y el crecimiento de la población, que, entre otras cosas, han dado como resultado el nuevo concepto amplio de la salud reproductiva, que incluye la planificación de la familia y la salud sexual, tal como se definen en el presente Programa de Acción”. En su Principio 4, proponía: “Promover la equidad y la igualdad de los sexos y los derechos de la mujer, así como eliminar la violencia de todo tipo contra la mujer y asegurarse de que sea ella quien controle su propia fecundidad son la piedra angular de los programas de población y desarrollo”; y en su Principio 8 exponía: “Toda persona tiene derecho al disfrute del más alto nivel posible de salud física y mental. Los Estados deberían adoptar todas las medidas apropiadas para asegurar, en condiciones de igualdad entre hombres y mujeres, el acceso universal a los servicios de atención médica, incluidos los relacionados con la salud reproductiva, que incluye la planificación de la familia y la salud sexual. Los programas de atención de la salud reproductiva deberían proporcionar los más amplios servicios posibles sin ningún tipo de coacción. Todas las parejas y todas las personas tienen el derecho fundamental de decidir libre y responsablemente el número y el espaciamiento de sus hijos y de disponer de la información, la educación y los medios necesarios para poder hacerlo”.


Mucho queda por hacer a favor de los derechos de las mujeres, es por ello que este día no basta solo con desearles felicidades a las mujeres por su día, sino solidarizarnos en apoyo a sus derechos.

viernes, 3 de marzo de 2017

Frank Pais: El Llano y la Sierra

Amigos, aliados y enemigos
Un análisis crítico de la Era del castrismo

Mario J. Viera




Capítulo XVIII

Es posible que Frank País hubiera aquilatado eso que Elorza caracteriza la personalidad de Fidel Castro como su “doble dimensión de autoritarismo e hipocresía” y que, por tanto, guardara determinadas reservas hacia el líder del 26 de Julio y hacia algunos de sus colaboradores en la sierra, como el argentino Ernesto Guevara. Por supuesto no podía prever el futuro para darse cuenta que el protagonismo y el autoritarismo que emanaban de la personalidad de Castro fueran indicios para lo que devendría luego que se asiera del poder. Reconocía a Castro en su carácter de iniciador y le brindaría toda la ayuda que necesitara en los primeros momentos de la aventura serrana. Sin embargo, Frank no abandonaba su propósito de abrir un nuevo frente guerrillero que sirviera de contrapeso al autoritarismo castrista.

Alberto Müller hace notar las dos diferentes mentalidades que se mostraban durante la insurrección antibatistiana entre los dos sectores que la distinguía, el Llano y la Montaña. Mientras en la Sierra Maestra (la Montaña) se manifestaba el autoritarismo ─ Müller lo denomina gansteril ─ de Fidel Castro “que todo lo supeditaba a su mando egocentrista”,
En el Llano (predominantemente urbano) “se consolidaba el civilismo libertario de Frank País que fundamentaba el futuro del país a elecciones democráticas, división de poderes, estado de derecho, libertad de prensa y el respeto a la dignidad de la persona humana[1]

Castro pretendía tener bajo su total dirección a todo el movimiento insurreccional, Sierra y Llano. Frank en cambio distinguía los dos diferentes escenarios de combate. En la Sierra se debía practicar una guerra irregular caracterizada por emboscadas a las fuerzas militares y por ataques repentinos, fugases para apoderarse de armas y luego evadir el enfrentamiento cuerpo a cuerpo. En las zonas urbanas el guerrillero se exponía de cara a la acción, en atentados y sabotajes. Frank no ha estudiado a Kropotkin, Bakunin o Trotsky ni ha meditado en los trabajos de Mao Zedong, pero tiene el sentido del partisano y la experiencia de su accionar en la lucha urbana. Frank intuye claramente que los métodos de combate del guerrillero urbano difieren significativamente del partisano afirmado en las montañas. Sabe, se lo dicta su experiencia y su olfato de conspirador, que las células insurreccionales urbanas requieren de autonomía para ejecutar sus operaciones. El guerrillero urbano puede actuar en misiones de apoyo a la guerrilla serrana en la zona de conflicto planeadas por el mando guerrillero, y el mando guerrillero deberá respetar la autonomía de los guerrilleros urbanos. Las células pueden recolectar armas, municiones, reclutar hombre para fortalecer a la guerrilla y hacer labor de agitadores y propagandistas.  

Por su propio razonamiento había coincidido con la definición que sobre el guerrillero urbano ofrecería el Mini Manual del Guerrillero Urbano, un instructivo brasileño de la década del sesenta pensado como manual para terroristas urbanos:

La iniciativa es una cualidad especialmente indispensable. No siempre es posible anticiparse a todo, y el guerrillero urbano no puede dejarse confundir, o esperar por órdenes. Su deber es la de actuar, de encontrar soluciones adecuadas para cada problema que se encuentra, y no retirarse. Es mejor cometer errores actuando que no hacer nada por miedo de cometer errores. Sin la iniciativa no puede haber guerra guerrillera urbana (…) si es conocido o buscado por la policía, si ha sido sentenciado o está bajo libertad condicional, tiene que vivir clandestinamente. Bajo tales condiciones, el guerrillero urbano no puede revelar sus actividades a nadie, ya que eso es siempre y únicamente la responsabilidad de la organización revolucionaria a la cual pertenece[2].

Este concepto de la independencia del movimiento urbano con respecto a la lucha en la sierra, más su accionar político con definida autonomía, generaría una confrontación con las opiniones hegemónicas de Castro. En este sentido Consuelo Naranjo Orovio expone:

Es probable que la actividad política de Pais que, de hecho, estaba limitando la influencia política y el papel del grupo guerrillero de la Sierra, creara algún tipo de enfrentamiento con el mismo Castro. Los roces entre la guerrilla, emplazada en la Sierra, y el movimiento urbano, ubicado en el así llamado Llano, que tuvieron lugar en estos meses (de 1957) fueron una constante del proceso insurreccional[3]

Su instinto de jefe de acción se manifestaba en dos vertientes, la primera, la exigencia a sus hombres de ser disciplinados y la segunda, la preparación de estos para la acción. Así lo pone de manifiesto Eduardo Yassels que conocía a Frank en las labores conspirativas:  

Exigía la disciplina y a la vez era un ejemplo de ella. Fue fogueando y modelando a los hombres, y probándolos gradualmente. Antes de asignarle una misión a alguien, había valorado la posibilidad de su cumplimiento.

Como jefe nacional de acción del 26 de Julio, Frank no se detenía para actuar de manera autónoma. Sin consultar con Castro emprende una incansable labor dirigida a crear una estructura organizativa para el movimiento en todo el país, y de igual manera establece contactos con el consulado estadounidense en Santiago de Cuba, tal y como se desprende de los testimonios que ofrece Enrique Canto Bory en su libro autobiográfico Mi Vida. Además, José Álvarez cita una carta de Frank País dirigida a Castro con fecha 20 de julio en la que le comenta de sus conversaciones con el cónsul americano en Santiago de Cuba quien le dijera que su gobierno veía con simpatías al Movimiento, pero que al mismo tiempo estaba preocupado por una posible infiltración comunista[4]

Richard Gott se refiere a los contactos de Frank con el consulado americano, y asegura que “Frank país llevó a cabo reuniones regulares en 1957 con el Consulado de Estados Unidos en Santiago y a veces estuvo acompañado por Armando Hart y Haydée Santamaría, así como por Vilma Espín”. Según opinión de este autor, las relaciones que País mantenía con el consulado americano pudieran haberle sugerido la idea de la necesidad de contactar con políticos del Partido Ortodoxo, lo que hizo posible la reunión en Sierra Maestra de Raúl Chibás y Felipe Pazos con Fidel Castro[5].

Reunión en la Sierra Maestra: Frank, Faustino, Castro y Hart


Está documentado que ya desde los inicios del alzamiento en la Sierra Maestra, Frank País había expresado la idea de que Castro no permaneciera en Cuba; que sería mejor que marchara hacia algún país latinoamericano para desde allá continuar organizando la revolución y captar apoyos. En Manzanillo, Frank País le propone a Haydée Santamarína: "Yeyé, hay que ver cómo se saca a Fidel de aquí; se tiene que ir para un país de América Latina y reorganizar el Movimiento. Yo no he hablado todavía con él, pero vamos a ver cómo le decimos eso”. Esta anécdota es recogida por los cronistas oficialistas Eugenio Suárez Pérez y Acela Caner Román en “De Cinco Palmas a Uvero” y posteriormente ratificada en un artículo de 2008[6], aunque matizada agregando al final de aquel párrafo como dicho por Frank: “Pueden matarlo y no podemos permitirnos ese lujo”. Ubican ese momento poco antes de acudir a la cita del 17 de febrero en la Sierra cuando Castro recibiera al reportero del New York Times. Esto no tiene sentido atendiendo a la psicología de Frank País. El conocía lo que el ejemplo de un líder, en primera línea significaba. No, él, que estaba dispuesto a caer defendiendo la causa a la que se había consagrado, no hubiera pensado en proponerle a Castro que abandonara la sierra solo para resguardarle la vida. Y si lo hubiera pensado poco antes del encuentro con Castro en la finca de Epifanio Díaz, por mucho que fuera el entusiasmo de Fidel Castro y su optimismo en la victoria, lo hubiera dicho como antes, en su segundo encuentro con Castro en México, le había expuestos que no existían las condiciones adecuadas para preparar un alzamiento generalizado que coincidiera con el desembarco del Granma.

La idea que Frank se estaba formando para solicitar el retiro de Castro, habría surgido después de la reunión en la Sierra y tras el rechazo que Castro, tal vez por instigación del argentino Guevara, le había hecho a Jorge Sotus; y luego de haber constatado de manera directa el ego autoritario de Castro; y es muy probable que Frank esta idea se la habría comunicado a Haydée Santamarína por medio de una carta, pues se conoce que mantenía con ella intercambio epistolar, aunque esto no pueda ser probado documentalmente y algunas de las cartas de Frank a Haydée hayan “desaparecido” con posterioridad al suicidio de la activista.

Juan Vives recoge una versión dada por Agustín Pais, hermano de Frank, señalando que “las rivalidades entre Frank País y Fidel Castro aumentaban de tono cada día”.

Según esta versión ─ anota Vives ─ Frank País citó a una reunión con los miembros de la Dirección del Movimiento 26 de Julio, Faustino Pérez, Carlos Franqui, Armando Hart, entre los más destacados, para pedir la destitución de Fidel como la cabeza del Movimiento y por su actitud de siempre querer mandar en todo y apropiarse del Movimiento de una manera egocéntrica y dictatorial. Y agrega Vives, que de acuerdo al testimonio de Agustín Pais, “Armando Hart Dávalos avisó a Fidel de las intenciones de Frank Pais[7].

De ser cierta esta última declaración, tendríamos que preguntarnos ¿cuál habría sido la reacción de Castro? Quizá hubiera estallado en improperios contra Pais o, tal vez, lo más probable, guardara silencio para meditar qué hacer con Frank País. ¿Declararle traidor y expulsarle de la dirección del M-26-7? Eso sería fatal para la guerrilla. Frank tenía una posición consolidada dentro del movimiento en el llano y en respuesta a tal acusación en contra del líder del llano se produciría, a no dudarlo, una segmentación dentro de los grupos del 26 de Julio que sería fatal para el futuro de la guerrilla. Cesaría el apoyo en armas y personal que provenía del trabajo clandestino de Frank, y el mismo Frank se habría declarado independiente y agruparía en torno suyo a grandes sectores urbanos del M-26-7.  

Es conocida la patológica actitud de Castro frente a los que se atreven a discrepar con cualquier opinión suya o contra aquellos que pudieran obstaculizar sus planes. De ser cierta la versión de que Hart delatara las intenciones de Frank Pais, Castro habría sopesado todos los pros y todos los contras y decidiría actuar en las sombras para deshacerse del molesto conspirador. Frank estaba en el más absoluto clandestinaje y fieramente buscado por los cuerpos represivos de la dictadura. Debería entonces mantenerle alejado de la sierra; que quedara a merced de la policía en Santiago de Cuba. Enrique Cano Bory afirmó que en las palabras de Frank había “un raro dejo de amargura” cuando al pedirle que se ausentara de Santiago de Cuba por un tiempo, le contestara: “Tengo que cumplir órdenes. Tengo que permanecer en los llanos mientras me lo pidan”.  

Frank País fue asesinado el 30 de julio de 1957, a un mes exacto de la muerte en acción urbana de su hermano Josué. El autor material de su asesinato fue el coronel José María Salas Cañizares, denominado “Masacre Cañizares” y sus hombres. Un periodista, según Wikipedia, de nombre Pedro García relata el momento de su asesinato:

Al mediodía, después de almorzar, se reunió con dos muchachos del Movimiento. Le traían el libro que había pedido: Entre la libertad y el miedo, de Germán Arciniegas[8]. Una de las mujeres se percató de que la policía batistiana venía registrando unas cuadras más abajo, casa por casa, subiendo por la santiaguera calle San Germán. Él tomó una decisión: ordenó a los dos jóvenes que se marcharan en el carro. Alegó que le sería mucho más fácil alejarse a pie. A las mujeres les entregó unos documentos. “No pueden caer en manos de la tiranía”, dijo. Salió con el dueño de la casa, el combatiente Raúl Pujol, San Germán arriba. "Eh, detengan a esos dos", gritó un esbirro. Les rodearon los uniformados. “Pero, ¿no sabe quién es este, coronel? –un connotado chivato sonreía cínicamente–. Es Frank País”. Comenzaron a golpearlos. Cuando finalmente ametrallaron a Pujol, ya el joven estaba sin conocimiento. A Frank lo empujaron hasta el callejón del Muro y allí le acribillaron a balazos. "Aquí todo el mundo tiene que tirar, delante de todo Santiago", vociferaba el coronel. Los esbirros vaciaron sus armas sobre los cadáveres. Arrojaron cerca del de Frank una pistola 45 con dos peines; luego se vio que eran de un calibre distinto. Era el 30 de julio de 1957.


Aunque existen muchos testimonios que inclinan a pensar que el asesinato de Frank País junto a su amigo Raúl Pujol no se trató de un hecho debido al azar sino como resultado de una conjura contra su vida. ¿Fue acaso una delación la que dio la pista a los represores del escondite de Frank País? Así lo creen varios de los testimoniantes y sus índices acusadores se dirigen hacia una sola persona, hacia Deborah, es decir hacia Vilma Espín. Así lo creen Agustín País; así lo insinúa Jorge Gómez, quien fuera dirigente sindical del M-26 de Julio; así se inclina a creerlo Enrique Canto Bory y lo sospecha Ernesto Betancourt.

Canto se hace una serie de preguntas en relación con el asesinato de Frank:

¿Cómo era posible que la policía conociera en donde estaba escondido Frank y no fuese directamente a buscarle a la casa a la cual yo le había llevado? ¿Qué juego sucio se escondía detrás de todo aquello? ¿Sería posible que alguien tuviera interés en que Frank desapareciera y fuese totalmente aniquilado del campo revolucionario?[9] 

Vilma Espín y Fidel Castro


Es un hecho que Frank País no quería que Vilma Espín supiera donde él se ocultaba. Así lo declara el mismo Canto quien afirma que Frank le había prohibido revelarle a Vilma su paradero: Me dijo que me prohibía diera a conocer a Vilma a dónde le llevaba. No quiero que sepa en dónde estoy”. Esta precaución de Frank es ratificada por el doctor José Antonio Roca que acompañaba a Canto, según lo cita Ernesto F. Betancourt, quien antes de bajarse del auto en el que habían llevado a Frank hasta la casa de Raúl Pujol el 28 de julio, Frank le dijo, “Doctor, no le diga a nadie dónde estoy y mucho menos a Déborah (nombre clandestino de Vilma Espín). José Luis Cuza Téllez de Girón que estuvo vinculado a las células revolucionarias de Santiago de Cuba, aunque luego de la toma del poder por Castro ha sido un fiel castrista, dice al respecto: “A todos ocultó dónde estaba. Hasta a Vilma, Coordinadora Provincial en la antigua provincia de Oriente, la llamó pero no le dijo dónde estaba[10].

¿Existió verdaderamente una conexión entre la supuesta delación de Vilma Espín y el probable deseo de Castro de anular la influencia de Pais en el Llano, hasta el punto de conspirar para convertirle en un “mártir”, en un símbolo útil? Todo queda en la especulación. No existen pruebas seguras para inculpar a Castro como autor intelectual de la delación que acabaría con la vida del líder del Llano, ni para, definitivamente cargar a Vilma con la vileza de una delación, de una traición.  Lo cierto es que, fuera Castro ya quien propiciara la muerte de Frank País, bien por su negativa a recibirle en la Sierra cuando más perseguido era o bien porque hubiera instigado la delación que terminaría con su asesinato o simplemente fuera el azar del momento y del lugar equivocados, Castro quedaba libre de un líder carismático e inteligente; un líder con la osadía de actuar sin pedir permiso; una personalidad que podría hacerle sombra.

Frank Pais y José Antonio Echeverría, con la muerte de ambos se convertían en “héroes silenciosos”, gráfica expresión de Ignacio Uría[11], símbolos útiles para la construcción del mito. Castro era desde este momento la figura cimera de la insurrección sin líderes que pudieran estorbarles sus ambiciones de poder.



[1] Alberto Müller. El doble asesinato a Frank País. Diario Las Américas. 23 de julio de 2007
[2] Carlos Marighella. Mini Manual del Guerrillero Urbano. Junio 1969
[3] Consuelo Naranjo Orovio. Historia de las Antillas: Historia de Cuba. Pag. 376
[4] José Álvarez. Frank Pais: Architect of Cuba's Betrayed Revolution
[5] Richard Gott. Cuba: A New History. Yale Nota Bene. 2005
[6] Eugenio Suárez Pérez y Acela Caner Román. De Cinco Palmas a Uvero. Casa Editorial Verde Olivo, 2006. Pag. 34.  Fidel: siempre en la primera línea de combate (La primera línea del combate siempre ha sido y será el lugar preferido de Fidel Castro) Cuba socialista - Kaos en la Red. Cubainformación. 20 de febrero de 2008.
[7] Juan Vives. Muere Vilma Espin se cierra un capítulo de la historia de Cuba. Baracutey Cubano, 21 de junio de 2007
[8] Germán Arciniegas. Prolífico historiador y ensayista. Fue profesor universitario en Colombia, decano de la facultad de filosofía y letras de la Universidad de los Andes y profesor en la Universidad de Columbia en Nueva York. Arciniegas no fue ajeno al entorno político de su tiempo y en 1952 publicó en Nueva York Entre la libertad y el miedo, una obra escrita originalmente en inglés, en un momento en que siete dictadores detentaban el poder en América Latina. La traducción de su libro fue prohibida en al menos diez países incluyendo a Colombia y más tarde, durante la dictadura del general colombiano Gustavo Rojas Pinilla sus libros fueron quemados en la aduana. Arciniegas siempre tuvo una filiación política clara, que era la misma del político peruano Raúl Haya de la Torre, fundador del APRA, movimiento que abogaba por la unidad de América Latina. En 1952, Arciniegas escribe |Entre la libertad y el miedo, un amplio reportaje sobre los fenómenos del fascismo, el nazismo, el peronismo y las dictaduras en Hispanoamérica.

[9] Enrique Cano Bory. Mi vida. Pag. 252 y 253. Citado por Manuel Prieres
[10] Contralmirante (R) José Luis Cuza Téllez de Girón. Un testimonio excepcional: El día que mataron a Frank País. CubaDebate. 2 agosto 2014
[11]Ignacio Uría. Cuba. Medio Siglo entre la revolución y la dictadura. Nueva Revista de Política, Cultura y Arte. Número 120. Diciembre 2008